Oro líquido

La naturaleza del valle se hace presente en la terapia con el aceite de oliva. Confiere a la piel una gran elasticidad, es relajante muscular y circulatorio. El tratamiento consta de masaje con alcohol de romero, sales con hidroliva y aceites esenciales circulatorios, masaje jabonoso en camilla térmica con ducha vichi y pediluvios.