Consejos de fisioterapia para evitar las lesiones de los costaleros.

Consejos de fisioterapia para evitar las lesiones de los costaleros.
Se acercan las celebraciones de Semana Santa en la Safor y el resto de España y puede que tomes parte en las representaciones de estas tradiciones. Si vas a participar como costalero, has de seguir unas precauciones (especialmente indicadas desde el campo de la fisioterapia) para evitar lesiones.
Efectivamente, si vas a ser costalero, ya sabrás que llevar la imagen durante la procesión exige un gran sacrificio físico. Afortunadamente, cada vez contamos con más información para preparar a los porteadores. 


Por una parte, necesitarás resistencia. Las procesiones duran horas y los ejercicios físicos provocan desgaste. En este sentido, te vendrá bien practicar algún deporte aeróbico durante el año (por ejemplo, ciclismo o senderismo). Por otro lado, los continuos levantamientos y flexiones que los participantes en el paso han de llevar a cabo requieren de fuerza física para realizar cargas. Hay momentos de la procesión en los que los impulsos se concentran en articulaciones y músculos concretos. Para aguantar peso, te recomendamos ejercicios para tonificar los abdominales, brazos, espalda y musculatura cervical.Las patologías más frecuentes entre los costaleros son las cervicalgias,  tendinitis de hombro, sobrecargas musculares, roturas fibrilares y esguinces de tobillo.Para ello los tratamientos de fisioterapia como: técnicas descontracturantes, estiramientos, ejercicios de tonificación, te pueden ayudar.También es importante tener en cuenta algunas medidas preventivas como son: la colocación correcta de la faja, vendajes preventivos en muñecas, tobillos y rodillas. 


Esta Esta preparación física no se ha de dejar para el final, sino que ha de plantearse durante meses antes de la Semana Santa. Además, has de ensayar junto a tus compañeros, ya que la coordinación de vuestros movimientos será esencial para evitar sobrecargas y traspiés. Asimismo, no olvides llevar indumentaria y calzado adecuados e hidratarte regularmente durante el recorrido. 
Gracias a estos consejos, no tendrás que preocuparte tras la Semana Santa de pesadas sobrecargas musculares, contracturas, inflamaciones articulares o hernias discales. 
Disfruta de la Semana Santa como espectador o protagonista y sigue estas recomendaciones para no tener que lamentar inoportunas lesiones.